COVID-19 Y YO

Mis Raíces Verdes

2021/09/16

Y de repente, Neo, mi hijo de 10 años, dijo “El virus no es, ni malo, ni bueno, es lo que es”...

Esa frase me sumergió en una gran turbulencia en espiral…

En casa hemos convivido con Covid-19. El miedo, la incertidumbre y el desconcierto han impregnado nuestros desayunos, comidas y cenas…

Todos nosotros lo hemos manifestado de forma diferente. Particularmente he experimentado fuerte dolor muscular, goteo nasal y pérdida súbita de olfato ¡con lo que me gustan los olores!. Me resultó “aterradoramente interesante”. Era como si nunca hubiese olido.

Parte de mi mente es, claramente, MUY científica. Voluntariamente, subí el volúmen de la percepción, de la cinestesia, para registrar, por escrito (a veces cada hora)  todas y cada una de las sensaciones que mi cuerpo me iba enviando; de día y de noche…¡Qué increíble!

Como este Coronavirus es un bichito completamente desconocido por la ciencia, mi mente no estaba “predeterminada” en lo que se puede sentir, puesto que el listado de síntomas era confuso y cambiante. Por tanto, lo que venía era puro, sin filtro.

Intenté la meditación formal…sentada y en quietud

Mi teoría me decía que “estar con lo que se siente” “sentarse en lo que se percibe” es beneficioso…Sin embargo, sorprendía a mi sistema nervioso con un nivel más alto de vibración, como si estuviese enchufada a la corriente (ahora se sabe que el Covid-19 afecta al sistema nervioso). La meditación formal me alteraba más. 

Mi mente se llenaba de ruido; "...el mundo está en estado de  alarma, muertes sin control, personas ¿sin síntomas?, miedo por mis padres, mi pareja con fiebre, viaje al hospital con una de nuestras hijas, otra hija en Estados Unidos, varios amigos con diferente sintomatología, una amiga ingresada con neumonía teniendo que dejar a su bebé de 3 meses en casa, tensión por si el “de enfrente lo tiene"…miedo, desconcierto, desconfianza, incertidumbre…"

Y yo ¿sentada? ¿quieta? ¿con las piernas cruzadas?… No podía. Definitivamente no va con mi carácter en estos momentos. No me hace bien.

Mis pensamientos volaban como un rayo a los momentos pasados de pérdida y dolor. Mi sistema nervioso entró también en estado de alarma.

 “El virus es lo que es”

Parte de mi mente es, claramente, MENOS científica. Quería devolverle el frescor verde a mis raíces.

Asi que, me puse hablar con mi cuerpo y con el virus. Invitándole a irse con movimientos que generaban espacio en mis células. Con respiraciones que generasen espacio a mis pensamientos. Hice que los alimentos (algunas plantas y algunos aceites esenciales) fuesen mi medicina. 

Salgo de la espiral respirando con fuerza. Como un pez al que han devuelto al agua. Mi cuerpo está fuerte otra vez, mis pensamientos “van y bien”; soy humana. Pero, elijo conscientemente el movimiento.  Porque, la vida es movimiento. Eso sí, siempre con una BUENA DOSIS DE HUMOR.

Un abrazo presente y esperanzador.

YDI: Formación Yoga Desde el Interior

Formación con una profunda mirada al interior en la que descubrirás los diferentes patrones primarios del movimiento desde nuestro estado intrauterino para poder aplicarlos enriqueciendo tu práctica de asanas y tu forma de transmitir a tus alumnos.

OmMa: Formación Completa

Formación certificada de la escuela OmMa Yoga.

La Formación Completa OmMa realiza un recorrido bellísimo y universal de todos los ciclos que atravesamos las mujeres a lo largo de nuestra vida